Tanca Tanca

Glosario de Vivienda

Aquí encontrarás información sobre todos los temas relacionados con la vivienda de Barcelona

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

Acto jurídico documentado

Documento de carácter jurídico sobre el que se aplica un impuesto.

Acuerdo de comunidad

Acta de la reunión de la comunidad de propietarios en la que se aprueba hacer obras.

Administrador de fincas

Persona encargada de administrar inmuebles, tanto comunidades de propietarios como fincas de un solo propietario en régimen de arrendamiento.

AEDE

Ayuda estatal directa al pago de la entrada de una vivienda.

Alquiler

Es el contrato en virtud del que una persona —arrendador, propietario, usufructuario— se obliga a dar a otra —arrendatario, inquilino— el uso y disfrute de una vivienda para un tiempo determinado y a cambio de un precio concreto, la renta.

Alquiler asequible

El precio del alquiler de estas viviendas es inferior al del mercado después de ser incluidos en operaciones de la bolsa de alquiler, actuaciones de rehabilitación protegida o promociones de vivienda con protección.

Amortización

Pago que se realiza para devolver un préstamo.

Amortización anticipada

Posibilidad de devolver el préstamo —total o parcialmente— antes del tiempo pactado. Hay que saber si la entidad de crédito reconoce esta posibilidad y en qué condiciones —si establece una cantidad mínima y el importe de las comisiones—. En general, se suele cobrar un porcentaje sobre la cantidad amortizada de forma anticipada, para compensar el quebranto financiero que implica la alteración del calendario de amortización pactado.

API

Agente de la propiedad inmobiliaria. Profesional titulado que hace de mediador para facilitar que las partes interesadas acaben suscribiendo el contrato inmobiliario que se le ha encargado, sea de arrendamiento, de compraventa u otros contratos afines. Suele cobrar un porcentaje sobre el precio de la venta como contraprestación o comisión.

Arbitraje de consumo

Medio por el que se pueden resolver de manera no judicial los conflictos entre dos partes. Sin embargo, se requiere que estas se sometan voluntariamente al arbitraje. Las resoluciones arbitrales tienen valor judicial.

Arbitrio municipal de plusvalía

Antigua denominación del impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos.

Arras

Dinero que equivale a una parte del precio de la vivienda y que el futuro comprador da al vendedor como garantía de que lo comprará en un periodo de tiempo determinado. Si se agota el plazo, el comprador pierde las arras. Si el vendedor no respeta el periodo acordado y vende la vivienda a otra persona, debe pagar el doble a quien había entregado las arras. Si la operación se cierra, las arras se consideran un pago a cuenta.

Arrendador

Propietario, persona que alquila un piso.

Arrendamiento

Alquiler de una vivienda a la persona que firma el contrato de arrendamiento y a las personas que conviven con ella.

Arrendatario

Inquilino, persona que firma el contrato de arrendamiento y ocupa la vivienda alquilada. Persona que alquila un bien inmueble.

Asiento

Referido a la vivienda, cada una de las inscripciones que el registrador realiza en el Registro de la Propiedad en lo referente a la vida de una casa.

Autopromotor

Persona que construye su vivienda porque es propietaria de un solar de uso residencial. Debe cumplir algunos requisitos: contratar a un arquitecto que redacte el proyecto técnico y dirija la obra; solicitar una licencia de obras al Ayuntamiento; pagar los impuestos correspondientes; firmar un contrato de obras en el que se incluyan plazos, materiales y precios con un contratista; firmar, ante notario, la escritura de obra nueva al final de la construcción; y, finalmente, inscribir la vivienda en el Registro de la Propiedad.

Autorización

Documento en el que el propietario autoriza al arrendatario a hacer obras en el interior de la vivienda.

Aval

Garantía de una tercera persona que asegura el pago del préstamo en caso de que no lo haga el titular. Es una garantía personal, ligada a la relación personal del avalador con el titular del préstamo. Si es un alquiler, el propietario puede pedir el aval además de la fianza.

Cerrar glosario

Qué tipo de tarifa eléctrica debes elegir según las necesidades de tu vivienda

02/09/2019 - 15:28

Vivienda. Cuando se quiere contratar el suministro de electricidad para un hogar, se deben tener en cuenta diferentes factores

Todas las viviendas necesitan hacer uso de la energía eléctrica y por ello hay que contratar su suministro. Pero no todos tenemos los mismos hábitos de consumo y las necesidades pueden variar en función de varios factores a tener en cuenta a la hora de elegir la tarifa eléctrica que queremos contratar.

Tal como explica la Coordinadora Especialista en Derechos Energéticos, Raquel Rodríguez, lo primero que hay que valorar es la potencia eléctrica que se quiere contratar. Esto está relacionado directamente con la potencia de los equipos eléctricos que hay en el hogar, y si los utilizamos de forma simultánea, más que con la superficie del piso. Es decir, el consumo no depende tanto de si es un piso pequeño o grande, sino de la cantidad de aparatos electrodomésticos que se utilicen simultáneamente en el hogar.

En segundo lugar hay que valorar la opción de contratar una tarifa con discriminación horaria. “Esta tarifa es interesante porque ofrece dos precios diferentes en función de dos periodos horarios definidos”, explica Rodríguez.

Por último, hay que tener en cuenta que se puede contratar la electricidad a comercializadoras del mercado libre o del mercado regulado. En el caso de contratar con estas últimas, se ofrece la opción de acceder a tarifas bonificadas.
Contratar la potencia eléctrica que necesitamos
Uno de los objetivos de elegir bien la tarifa eléctrica que contratamos es evitar pagar de más en la factura del suministro. Por ello, “debemos asegurarnos de que tenemos la factura de electricidad ajustada a las necesidades de nuestro hogar”, explica Rodríguez.

En este sentido, hay que asegurarse que hemos contratado la potencia eléctrica que necesitamos para los equipos eléctricos que se utilicen en casa, ya que a veces la potencia contratada es superior a la que realmente se utiliza, lo que implica un coste extra innecesario.

Por lo tanto, cuantos más equipos se quieran utilizar a la vez, más potencia eléctrica se deberá contratar a la tarifa para poder cubrir la demanda. Hay que tener en cuenta que, de los diferentes conceptos que se incluyen en la factura de electricidad, la potencia supone un coste considerable, y por tanto cuando más potencia se necesite, más elevado será el importe final de la factura.

Por ello, es recomendable optimizar el uso de los equipos eléctricos existentes para utilizarlos cuando sea necesario y de forma racional. Si se evita el uso simultáneo de diferentes equipos eléctricos se podrá contratar una potencia eléctrica inferior a nuestra tarifa porque no habrá necesidad de utilizar todos los equipamientos a la vez.

 

La potencia máxima que se puede consumir de manera simultánea
Todo los equipos eléctricos tienen una potencia eléctrica asignada (pequeña o grande) que se expresa en Watios (W) o kilovatios (kW). Si usamos de manera simultánea varios equipos, las potencias eléctricas de cada uno se suman, hasta llegar a un punto donde ya no podremos utilizar más equipos a la vez para que esta suma supera la potencia eléctrica que tenemos contratada. Esta es la potencia máxima que se puede consumir de forma simultánea.

Cuando se supera la potencia máxima, los nuevos contadores digitales desconectan el servicio y el hogar se queda sin suministro de electricidad.

La manera más económica y eficiente de utilizar la energía eléctrica es tener una potencia contratada baja, ya que así se optimizará el uso de los equipos y se reducirá el gasto fijo de la factura eléctrica.

Para poder reducir la potencia contratada se debe evitar el uso simultánea de equipos eléctricos con potencias elevadas. Por ejemplo si se tiene contratada una potencia de 2,3kW podemos utilizar la iluminación de casa, la nevera, pequeños electrodomésticos (TV, wifi …) y un electrodoméstico de gran consumo (horno, lavadora caliente, calentador eléctrico, secadora, radiador eléctrico…).

En el caso de tener contratada una potencia algo superior, como por ejemplo 3,45kW, podremos utilizar hasta dos o tres electrodomésticos grandes.

 

¿Cuando se considera que se necesita una potencia muy alta?
Para la mayoría de hogares puede ser suficiente en contratar entre 3,45 o 4,5 kW de potencia. Cuando se decide contratar una potencia eléctrica alta es porque hay un mayor número de equipos eléctricos que necesitan funcionar al mismo tiempo.

Se puede dar el caso de hogares que tienen todos los equipamientos eléctricos y que no disponen de instalación de gas; de pisos que tienen ascensor, piscina climatizada o de viviendas que tienen aparatos de climatización por conductos. En estos casos se puede optar por una potencia que supere los 10 kW, que sólo se puede contratar en el mercado libre.

 

La tarifa de discriminación horaria
Otra forma efectiva de encontrar tarifas que se ajusten a nuestros usos energéticos es contratando la tarifa de discriminación horaria. El beneficio que se puede obtener contratando esta tarifa es mayor cuando se incrementa el uso de los equipos eléctricos durante las horas del periodo valle, y se reduce su uso durante las horas en las que el precio es más elevado.

Con una tarifa de discriminación horaria, durante el periodo valle, el precio de la energía presenta un 42% de descuento respecto al precio regulado, y durante el período punta, el precio se incrementa un 21%. “Si se desplaza, en la medida de lo posible, el uso de los equipos eléctricos de mayor potencia, como la lavadora o la plancha hacia las horas del periodo valle, estaremos utilizando la energía en las horas que el precio es inferior, y por tanto podremos obtener ahorros en la factura de hasta el 30% “, explica Rodríguez.

 

Mercado libre o regulado
La Coordinadora Especialista en Derechos Energéticos recuerda que en el caso de poder acceder a tarifas bonificadas, es interesante contratar el suministro con una comercializadora del mercado regulado para poder disponer de la tarifa del bono social con descuentos de entre el 25 y el 40% en la factura.

Si, por el contrario, tenemos el suministro de electricidad contratado con una comercializadora de mercado libre, debemos saber identificar si tenemos servicios extras de mantenimiento agregados a la factura. A veces se da el caso de que las personas desconocen que tienen servicios contratados de mantenimiento con su factura, no los usan y esto les implica un gasto innecesario.

 

Tarifas combinadas para diferentes suministros
Las comercializadoras de mercado libre son las únicas que tienen facturas combinadas con diferentes suministros, y que también pueden incluir servicios de mantenimiento. Ofrecen diferentes tarifas y productos específicos para que los usuarios puedan escoger el que crean más conveniente. En este sentido, se pueden encontrar tarifas específicas que pueden ofrecer descuentos por las horas que más se utilizan los equipos eléctricos.

Pero tal y como advierte la experta en derechos energéticos, aún así, la tarifa que puede ser más económica analizada en periodos largos de tiempo es la que ofrecen las comercializadoras del Mercado Regulado (PVPC por electricidad y TUR para gas), y estas tarifas no permiten hacer facturaciones combinadas.

 

Revisiones periódicas
Las revisiones periódicas de la instalación de electricidad de un hogar no son obligatorias, pero “podríamos aconsejar hacer una inspección de las partes del circuito eléctrico que se vayan viendo deterioradas con el paso del tiempo: los enchufes de color negro que debido el exceso de calor se han quemado, los cables que están fuera de sus protecciones, los enchufes o interruptores rotos o desencajados…”, aconseja Rodríguez.

Comparte este contenido