Las ciudades europeas buscan soluciones para controlar el mercado del alquiler

14/11/2017 - 23:51

Jornada. Representantes de Barcelona, Lisboa, Bonn y Londres han explicado la situación del mercado de alquiler en sus ciudades y las políticas que están llevando a cabo para defender el derecho de la ciudadanía a la vivienda

El concejal de Vivienda de Barcelona, Josep Maria Montaner, ha explicado hoy en el congreso Smart City Expo World Congress las medidas que se están tomando en la ciudad para defender los derechos de las personas inquilinas. Lo ha hecho en la conferencia ‘Medidas de estabilización de los alquileres en las ciudades’, celebrada en el marco del encuentro de la red Eurocities, donde también han participado representantes de diversas ciudades europeas.

Montaner ha explicado que la subida del coste del alquiler –ahora mismo en máximos históricos, con un precio medio de casi 13 euros por metro cuadrado- está provocando la expulsión de los vecinos de los barrios.

¿Cuáles son los principales motivos que han provocado esta situación? El concejal ha mencionado factores como la presión del turismo y la falta de una política estable de vivienda pública, que se ha traducido en un porcentaje muy pequeño de vivienda asequible.

También ha criticado las políticas sobre vivienda que se han llevado a cabo a nivel estatal: “las leyes están hechas a favor de los inversores”, ha dicho, y ha puesto como ejemplo el cambio legislativo que ha limitado la duración de los contratos de alquiler, una decisión que juega en contra de las personas inquilinas.

 

Las respuestas municipales

Con el fin de hacer frente a este contexto, el Ayuntamiento de Barcelona ha puesto en marcha una serie de medidas para facilitar el acceso de la ciudadanía en la vivienda y defender los derechos de las personas inquilinas.

El Plan por el Derecho a la Vivienda de Barcelona 2016-2025, impulsado por el consistorio, prevé medidas para prevenir y atender las emergencias habitacionales, garantizar el buen uso de la vivienda disponible, ampliar la cantidad de pisos públicos y mejorar el parque de vivienda existente.

Concretamente, el gobierno municipal está comprando y captando viviendas vacías y construyendo nuevos. Además, se están incrementando las ayudas en el pago del alquiler con el fin de evitar la expulsión de los barrios de las personas más desfavorecidas, y también han aumentado sensiblemente las ayudas para rehabilitar edificios.

Con respecto a las iniciativas para mitigar los efectos del turismo, se han puesto en marcha medidas para detener la construcción de hoteles y la proliferación de alojamientos turísticos.

 

El impacto del turismo en Lisboa

El concejal de Vivienda de Lisboa Rui Neves Bochmann Franco ha explicado la situación del mercado del alquiler en la ciudad, muy afectado por la gran presión del turismo. Según ha dicho, los 20 millones de visitantes que llegan a la capital portuguesa cada año “están provocando una inflación insostenible” en el precio de la vivienda.

Ante esta situación, el consistorio de la ciudad está aumentando el esfuerzo en la rehabilitación de las viviendas y está explorando alternativas para construir pisos en colaboración con el sector privado.

 

La protección de los inquilinos en Alemania

El representante del Ayuntamiento de Bonn (Alemania) Bernhard von Grünberg ha mostrado un caso muy diferente. Según ha explicado, en su ciudad los derechos de las personas inquilinas están mucho más protegidos gracias al control de la Administración.

“Los derechos de las personas inquilinas están al mismo nivel que los de las propietarias”, ha asegurado, y ha añadido que “en Alemania es habitual que las personas inquilinas se queden al mismo piso durante mucho tiempo, incluso de por vida”.

Por otra parte, ha explicado que en Bonn hay un índice público de referencia de los precios que el Ayuntamiento va verificando mediante encuestas con la población de la ciudad.

 

Londres: una intensa crisis

Por su parte, la representante del gobierno metropolitano de Londres Rhona Brown ha explicado las características de la “intensa crisis de vivienda” que sufre la capital británica. “Tenemos uno de los mercados de alquiler más grandes y menos regulados del mundo, y no ha habido una política coherente ni sostenida”, ha afirmado.

Brown ha reconocido que en su ciudad los precios se han disparado y que las personas inquilinas “tienen muy pocos derechos”. Ante esta realidad, ha dicho que los poderes del alcalde de Londres están muy limitados porque el Reino Unido tiene un sistema político muy poco descentralizado. También ha expresado que el objetivo del gobierno municipal es construir 60.000 viviendas sociales.

Más información

Comparte este contenido