La vivienda en Barcelona: un cambio de paradigma a todos los niveles

24/05/2017 - 10:25

Jornada Habitatge. Durante la sesión de la mañana, los ponentes de la jornada “Viviendas que hacen ciudad” debatieron sobre políticas de rehabilitación y fenómenos como la gentrificación en el centro de las ciudades.

El concejal de Vivienda del Ayuntamiento de Barcelona, Josep Maria Montaner, ha participado en la jornada Viviendas que hacen ciudad, organizada en el marco de la feria Construmat, donde ha reclamado un cambio en la legislación que permita regular los alquileres y promover un modelo de vivienda digno y accesible para la ciudadanía.

“El cambio de paradigma [en la vivienda] requiere unos cambios legislativos imprescindibles: tiene que existir una regulación del alquiler, no puede ser que no haya ningún límite en los precios”, ha defendido Montaner.

El concejal de Vivienda ha recordado también los cuatro ejes fundamentales en torno a los cuales se estructuran las políticas de vivienda del Ayuntamiento:

  • Las actuaciones para combatir la emergencia habitacional
  • La creación de una disciplina de vivienda a partir de la Ley de Vivienda de 2007
  • El impulso de nuevos modelos de vivienda colectivos, como la covivienda
  • La promoción de la rehabilitación

 

Promover la rehabilitación para impulsar la economía

Durante la primera sesión, representantes de entidades y administraciones locales han repasado sus experiencias en rehabilitación como elemento fundamental de las políticas de vivienda.

“Uno de los retos es reactivar el sector de la rehabilitacióny, al mismo tiempo, generar empleo para fomentar la economía local”, ha señalado al director de Rehabilitación del Consorcio de la Vivienda de Barcelona, Jordi Amela. Al mismo tiempo, las ayudas a la rehabilitación también deben servir para mejorar la eficiencia energética, utilizar materiales y procesos más sostenibles e incorporar el uso de energías renovables.

En ese sentido, el coordinador de Proyectos Estratégicos del Ayuntamiento de Vilafranca del Penedès, Jordi Cuyàs, ha remarcado la importancia de las administraciones locales en la rehabilitación de viviendas ante la pasividad del gobierno estatal.

El Programa de Rehabilitación de Viviendas con Finalidad Social de Vilafranca del Penedès ha rehabilitado 250 viviendas en los últimos años y está trabajando en otros 90 pisos actualmente. Posteriormente, las viviendas de este programa se incorporan a la bolsa social del municipio, compartiendo el modelo de la Bolsa de Vivienda de alquiler de Barcelona.

Las obras de rehabilitación se hacen a través de planes de empleo con personas en riesgo de exclusión social. “Es la mejor manera social de invertir”, ha reconocido Cuyàs.

 

La rehabilitación como herramienta para dignificar los barrios

El Ayuntamiento de Barcelona ha situado la rehabilitación en el centro de las políticas de vivienda, como una oportunidad para mejorar la calidad de las viviendas y, al mismo tiempo, revitalizar los espacios públicos y privados implicando a la ciudadanía.

En ese sentido, la alcaldesa de Santa Coloma de Gramanet, Núria Parlón, ha expuesto el proyecto de rehabilitación de los edificios de la calle Pirineos de este municipio del área metropolitana. Se trata de un caso de éxito con el que se han rehabilitado 32 edificios y 360 viviendas con una inversión de 1,8 millones de euros.

Parlón ha explicado que durante el proceso se quiso incluir a las entidades sociales, las asociaciones de vecinos y los actores sociales que intervienen en los barrios más degradados, que es donde viven ciudadanos con menos recursos. De este modo, se trabajó conjuntamente con los vecinos por empoderarles y hacerles partícipes del proyecto.

“Los vecinos han participado del proceso, han visto que su barrio mejora, ven que es un proceso de referencia para otros municipios e incluso como caso de estudio de universidades… Eso hace que se enorgullezcan de su barrio y quieran implicarse para mantenerlo en buenas condiciones”, ha concluido.

Por su parte, la directora de la asociación Empty Homes, Emily Williams, ha insistido en la necesidad de promover las políticas de rehabilitación de viviendas vacías para dar respuesta a la situación de emergencia habitacional que también se vive en Inglaterra.

 

El impacto de los flujos migratorios y la polarización en las ciudades

La segunda sesión de la jornada se ha centrado en la gentrificación y los mecanismos que pueden ayudar a hacer frente a este fenómeno, a raíz del cual los vecinos y vecinas de una ciudad se ven desplazados por nuevos residentes con un poder adquisitivo más elevado.

El investigador del Centre d’Estudis Demogràfics Antonio López Gay ha destacado que la población que llega a la ciudad, altamente calificada, está intensificando los procesos de gentrificación. Se trata de gente con un alto nivel de formación que quiere vivir en los barrios más céntricos de Barcelona con la previsión de establecerse a largo plazo.

En consecuencia, la educación determina el lugar de residencia y se produce una polarización en las ciudades: los flujos migratorios con educación universitaria se concentran en el centro de la ciudad, mientras que los residentes con una educación inferior se desplazan hacia la periferia.

Al mismo tiempo, López ha alertado de que el mercado de alquiler liberalizado (sin regular) es “el tablero del juego ideal” para traducir esta presión en forma de fuertes incremento de los precios.

Por su parte, el director del grupo de investigación de Análisis Territorial y Estudios Turísticos (GRATET) de la URV, Antonio Paolo Russo, ha advertido que la gentrificación es mucho más acentuada en Barcelona que en otras ciudades europeas: en el distrito de Ciutat Vella se calcula un impacto de 1.500 turistas por habitante, mientras que en el Barri Gòtic 1 de cada 7 viviendas se anuncia en Airbnb.

Siguiendo esa misma línea, Russo ha criticado la actividad de las plataformas de alquiler vacacional, que se saltan la moratoria que prohíbe la apertura de nuevos hoteles y acumulan una gran oferta de plazas no reguladas. “Este tipo de actividad se acaba pervirtiendo y convirtiendo en un negocio especulativo… No tiene nada que ver con lo que propugna la economía colaborativa”, ha denunciado.

 

Regulación para prevenir la especulación

Para evitar que fenómenos migratorios como la gentrificación o el turismo de masas perjudiquen todavía más a la población local, Russo ha defendido la necesidad de regular estas actividades.

Por ejemplo, zonificar las licencias hoteleras en función de cada barrio y sus características, como ya se está haciendo con el Plan Especial urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT). Al mismo tiempo, también haría falta introducir políticas fiscales para controlar el alquiler turístico y llegar a acuerdos con estas plataformas para registrar a los anfitriones y supervisar su actividad.

En ese sentido, el sociólogo urbanístico, activista de vivienda y exsecretario de Estado de Vivienda de la ciudad de Berlín, Andrej Holm, ha presentado algunas de las políticas antigentrificación adoptadas en la capital alemana para proteger a la población con una renta más baja y garantizar el derecho a la vivienda.

El departamento de protección social berlinés estableció restricciones a la hora de construir y reconvertir viviendas en apartamentos para el alquiler ocasional. Estas medidas se aplican en 28 barrios y repercuten en 245.000 unidades familiares.

“Como siempre, depende del dinero y de las decisiones políticas que se tomen, pero también hay que cambiar la mentalidad de la población, para conseguir que los propios inquilinos se organicen y actúen de manera conjunta, protesten y presionen a los gobernantes”, ha afirmado Holm.

Los tres expertos han querido remarcar que, en el caso de la gentrificación, no se trata de culpabilizar el turismo sino de impulsar un tipo de modelo que redistribuya la riqueza generada en vez de perjudicar a los inquilinos.

Comparte este contenido