La construcción de vivienda pública se ha duplicado a raíz de la aplicación del Plan por el Derecho a la Vivienda de Barcelona

28/06/2018 - 11:11

Vivienda. Ayer se presentaron los resultados de la aplicación del PDHB a lo largo de 2017 en la reunión plenaria del Consejo de la Vivienda Social.

El Plan por el Derecho a la Vivienda de Barcelona 2016 – 2025 (PDHB) ya está dando sus frutos: a lo largo del año pasado, el Ayuntamiento construyó 407 viviendas públicas, el doble que en 2015, el último año antes de la entrada en vigor del plan. También se incrementó la oferta de alquiler público gracias a la compra de pisos, se impulsó la captación de inmuebles privados para incorporarlos a la Bolsa de Alquiler y se intensificó la concesión de ayudas al alquiler.

Precisamente con el objetivo de compartir con los actores más relevantes del ámbito de la vivienda el balance de la aplicación del PDHB en el 2017, ayer se llevó a cabo en el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona la reunión plenaria del Consejo de la Vivienda social, un órgano consultivo y de participación que hace el seguimiento de las políticas de vivienda de la ciudad.

Esta reunión congrega periódicamente a representantes del gobierno municipal y de la Generalitat con grupos políticos municipales, empresas, colegios y asociaciones profesionales, movimientos vecinales, universidades y entidades sociales relacionadas con la vivienda.

El punto principal del encuentro de ayer fue la evaluación de las medidas implementadas en el marco del Plan por el Derecho a la Vivienda, el instrumento que define las propuestas y los compromisos municipales en política de vivienda por el periodo 2016-2025 y recoge las medidas aprobadas por el Ayuntamiento con la finalidad de defender este derecho a la ciudad.

 

Los datos del 2017

El concejal de Vivienda y Rehabilitación, Josep Maria Montaner, explicó que el año pasado el gobierno municipal impulsó un ambicioso conjunto de medidas de promoción de la vivienda asequible con el apoyo financiero del Banco Europeo de Inversiones y el Banco de Desarrollo del Consejo de Europa.

Así, el parque de vivienda pública se reforzó con la finalización de siete nuevas promociones con un total de 407 viviendas. Esta cifra duplica el número de pisos finalizados en 2015, el último año antes de la entrada en vigor del PDHB. Además, a finales de 2017 se encontraban en curso 40 promociones que sumaban 3.108 viviendas.

El ritmo de ampliación del parque de vivienda asequible de alquiler se aceleró con la compra de 289 viviendas, a las cuales habrá que sumar las 300 que se encuentran en trámite de adquisición, una cantidad muy superior a las 69 viviendas adquiridas en el año 2015.

Por otra parte, en 2017 se incrementó la captación de viviendas privadas para destinarlas al alquiler social. Según los datos mostrados ayer, a finales del año pasado se gestionaban 1.017 viviendas entre la Bolsa de Alquiler y el programa de cesión municipal.

Con respecto a la atención y prevención de la emergencia, la Unidad Contra la Exclusión Residencial (UCER) atendió 2.351 unidades de convivencia. Esta cifra se ha incrementado en un 246% desde el año 2014, mientras que la cantidad de desahucios ha disminuido.

Entre otras medidas, el concejal también mencionó el fuerte incremento del presupuesto dedicado a la promoción de la rehabilitación, que ha pasado de una media anual de 17 millones de euros en el periodo 2011-2015 a los casi 42,5 millones destinados en 2017.

 

El horizonte del 2018

El gerente de Vivienda del Ayuntamiento, Javier Burón, fue el encargado de presentar las tendencias de futuro y las medidas principales del 2018, que calificó como “un año ilusionante y lleno de retos”.

Así, explicó que actualmente se están construyendo más de 4.500 viviendas públicas municipales, de las cuales el 80% serán de alquiler público y el 20% de derecho de superficie. Estas cifras muestran que este es “el periodo histórico con más producción de vivienda pública” en la ciudad.

Con respecto a la captación de nueva vivienda, Burón subrayó que se intensificará la adquisición de pisos nuevos porque esta política “permite intervenir en lugares de la ciudad que tienen poco parque público de alquiler o en el cual hay poco suelo para construir”.

Por otra parte, el Consistorio ha puesto en marcha recientemente una campaña de ayudas a la rehabilitación con medidas destinadas a hacer que “las subvenciones vayan a las zonas de la ciudad y a los grupos sociales con más necesidades”, como el programa de ayudas para fincas de alta complejidad.

Finalmente, el gerente de Vivienda señaló que, actualmente, el Ayuntamiento de Barcelona es la administración que está haciendo un esfuerzo mayor en materia de vivienda, a pesar de no tener las competencias pertinentes en este campo. Por este motivo pidió una mayor implicación del resto de instituciones.

 

Nuevas medidas de la Agencia Catalana de la Vivienda

El plenario también contó con la participación del nuevo secretario de Hábitat Urbano y Territorio de la Generalitat de Catalunya, Agustí Serra, que declaró su voluntad de “dar un nuevo impulso a las políticas de vivienda”, una materia “muy ligada a la calidad de vida de las personas”.

Por otra parte, el director de la Agencia de la Vivienda de Cataluña (AHC), Jaume Fornt, ofreció algunos datos sobre la actividad de su entidad a lo largo del año pasado. Así, destacó que durante 2017 la AHC destinó casi 15 millones de euros a las ayudas al pago de la vivienda en Barcelona, 2,4 millones más que en 2016.

Fornt también explicó dos nuevas medidas para fomentar la promoción del parque de vivienda asequible: por una parte, la AHC y el Instituto Catalán de Finanzas han abierto una línea de préstamos de 110 millones de euros para ayudar a los ayuntamientos y las entidades en la adquisición de viviendas mediante el derecho de tanteo y retracto.

Por otra parte, estas mismas entidades han abierto una línea de ayudas de 140 millones de euros de presupuesto para que los promotores públicos y privados impulsen la construcción de nueva vivienda de alquiler social.

 

Turno de palabra

Durante el turno de palabra, representantes de diversas entidades aportaron sus puntos de vista. Así, la directora del Observatorio DESC (Derechos Económicos, Sociales y Culturales), declaró que el Ayuntamiento está haciendo “un esfuerzo muy importante” y destacó la importancia de la coordinación entre administraciones.

Escorihuela también subrayó la aportación de las entidades de la sociedad civil en la defensa del derecho a la vivienda. Como ejemplo mencionó la propuesta de diversas entidades sociales de destinar un 30% de las nuevas viviendas al parque público, que está en tramitación en el Ayuntamiento.

Por su parte, el representante de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca Santi Mas reclamó la paralización de los desahucios y la puesta en marcha de “respuestas urgentes” ante la “profunda situación de emergencia”.

También participó en el encuentro el representante del grupo municipal de la CUP Francisco Garrobo, que pidió que los pisos subastados en manos de las entidades bancarias se pongan a disposición de las personas con más necesidades.

Por último, Maria Rosa Luna, del Consejo de Mujeres de Barcelona, solicitó que se dediquen más viviendas sociales a colectivos como las familias monoparentales o las viudas.

Comparte este contenido