"En Barcelona, sólo el 1,52% de las viviendas se encuentran vacías"

22/03/2019 - 18:13

Vivienda. El Ayuntamiento ha elaborado un censo de pisos vacíos, realiza diferentes actuaciones para garantizar el buen uso de la vivienda y fomenta la rehabilitación como una medida por el derecho a una vivienda digna

Para garantizar el buen uso de la vivienda hay que conocer el parque construido, la calidad, los usos y las medidas disponibles para la rehabilitación. Asimismo, hay que decidir cómo intervenir a escala de barrio para garantizar la cohesión social.

Para hablar de la colaboración y el control para garantizar el buen uso de la vivienda, la penúltima mesa redonda de la sesión del jueves ha contado con la presencia de Fuensanta Alcalá, directora técnica de la Unidad de Disciplina de la Vivienda de el IMHAB; Joan Manel González, arquitecto municipal en Santa Coloma de Gramenet, y Núria Pedrals, arquitecta. La moderación de la sesión ha ido a cargo de Josep Casas, arquitecto y codirector del postgrado en Políticas de Vivienda (COAC).

Fuensanta Alcalá ha dedicado su intervención a explicar qué actuaciones se están llevando a cabo en la ciudad por parte del Ayuntamiento de Barcelona para detectar anomalías en el uso de la vivienda, censar los pisos vacíos y controlar los protegidos. Antes, sin embargo, Alcalá ha subrayado que “hablar de disciplina de vivienda no es habitual, ya que ésta siempre ha sido supeditada a la disciplina urbanística. En este mandato se ha prestado una especial atención a la disciplina para el control del buen uso de la vivienda “.

Además, también ha puesto de manifiesto que la Ley por el Derecho a la Vivienda (Ley 18/2007 de 28 de diciembre) “fue una ley revolucionaria y fue la mejor ley posible en su momento, la más estudiada, la más copiada, pero la menos aplicada en nuestra casa “, añadiendo:” no ha sido hasta diez años más tarde de su aprobación que no hemos empezado a aplicarla en toda su extensión. Hoy tenemos buenos mecanismos para controlar y garantizar el buen uso de la vivienda “.

 

Qué dice la ley

La Ley por el Derecho a la Vivienda establece cuando hay un incumplimiento de la función social de la vivienda o un edificio de viviendas. Las situaciones a las que se refiere la ley son: cuando los propietarios incumplan el deber de conservación y rehabilitación; cuando la vivienda esté desocupada de forma permanente e injustificada; cuando la vivienda esté sobre ocupado o bien cuando una vivienda de Protección Oficial no se destine a residencia habitual y permanente

 

Censo de viviendas vacías propiedad de particulares

Para conocer la realidad de pisos vacíos de Barcelona, ​​el Ayuntamiento de Barcelona ha realizado un laborioso y pionero censo que ha permitido saber que sólo el 1,22% de las viviendas de la ciudad están desocupados. En concreto, un equipo de observadores formado por personas de los planes de empleo de Barcelona Activa han revisado 73 barrios y han visitado 103.864 viviendas (de los 825.677 que tiene la ciudad) susceptibles de ser huecos teniendo en cuenta el consumo de agua, el hecho que no hubiera nadie empadronado o que fuera de una entidad financiera.

En total, se ha visitado el 12,6% del parque de viviendas de la ciudad, se han encontrado 10.052 viviendas vacías, lo que representa el 1,52% del total de viviendas de Barcelona. “Encontrar sólo un 1,52% de pisos vacíos no es nada, es insignificante”, remarcó la ponente.

A la vez, mientras se ha hecho el censo también se han detectado 13.852 viviendas que están destinados a otros usos, como empresas, oficinas, segundas residencias … “Quizás las empresas y las oficinas podrían estar en locales vacíos, y no en viviendas “, ha reflexionado Alcalá.

 

Pisos vacíos, pero de entidades financieras

Para garantizar el buen uso de las viviendas, en 2016 el Ayuntamiento inició un programa de inspección para detectar los pisos vacíos propiedad de las entidades financieras. Entonces se inspeccionaron 1.243 viviendas. En 2016, el 59% de estas viviendas de las entidades estaban ocupados, y en 2019 el porcentaje de ocupación es del 71% “casi siempre por familias vulnerables, lo que hizo que no se pudiera sancionar a las entidades financieras (se sanciona cuando las viviendas hace dos años que están desocupados) “, ha explicado Alcalá.

 

Viviendas de Protección Oficial

Otro programa es el de control de uso de viviendas de Protección Oficial con calificación vigente. Según la ponente, en Barcelona quedan 16.000 viviendas, y se han inspeccionado más de 2.000. De estos el 13% presentan anomalías, “y la principal anomalía es que la vivienda esté arrendada sin autorización de la Agencia Catalana de la vivienda y a un precio superior al normal”, ha comentado Fuensanta Alcalá.

 

Rehabilitación

La siguiente intervención ha corrido a cargo de la arquitecta Núria Pedrals, quien ha hablado de la gestión de la rehabilitación, “ya que intervenimos en edificios donde hay gente viviendo”, y la financiación de las obras, “que no es fácil para a las familias, a pesar de que hay ayudas, pero sería necesario que las entidades bancarias diesen créditos a las comunidades de vecinos sin que haya unos intereses muy elevados “.

Pedrals ha distinguido tres grados de rehabilitaciones: los barrios, los edificios y los interiores de las viviendas. “Cuanto más gente implicada hay, más complejo y complicado es, y si no lo lidera la administración no sale adelante”.

La ponente ha puesto algunos ejemplos de rehabilitaciones impulsadas por el consistorio en diferentes barrios en los últimos años, “como Can Peguera, en Nou Barris, donde se trabaja en el mantenimiento de unas casas antiguas adaptando el barrio a las necesidades actuales, en Canyelles , también en Nou Barris, con la rehabilitación energética de las fachadas… El Ayuntamiento ha destinado dinero, pero destaca la gestión que ha realizado”.

A continuación, Pedrals ha apuntado que en los ejercicios 2016 y 2017 el conjunto de ayudas a la rehabilitación en la ciudad ha beneficiado más de 15.000 viviendas cada año, lo que ha permitido mejorar las condiciones de vida de más de 38.000 personas cada año.

A la vez, ha manifestado un problema con que se encuentran los ciudadanos, y es que los procedimientos para pedir ayudas son complicados, “ya menudo las comunidades que les piden son aquellas que tienen una persona entendida en el tema, y ​​no las que más los necesitan”.

Para superar este problema y conseguir que las ayudas lleguen a las comunidades con menos recursos se han establecido las denominadas fincas de alta complejidad, que se encuentran en barrios con más dificultades económicas. “Se crean convocatorias específicas para estos edificios y se les ha dado prioridad, garantizando que recibirán ayudas a la rehabilitación”.

 

Rehabilitación energética

La ponente también ha explicado que se han impulsado las ayudas para mejoras energéticas de los edificios, ya que “no puede haber rehabilitación sin rehabilitación energética”.

Antes de finalizar su intervención, Nuria Pedrals explicó la labor que hace el Observatorio de Barcelona para la Rehabilitación Arquitectónica (OBRA), que aglutina a todos los agentes vinculados a la rehabilitación. Y ha concluido afirmando que: “El futuro pasa por la rehabilitación, que garantiza la calidad de vida de los ciudadanos”.

 

El ejemplo de Santa Coloma de Gramenet

Seguidamente, Joan Manel González, ha dado a conocer de forma detallada el Plan de Rehabilitación Municipal “Santa Coloma renovemos los barrios“. El ponente explicó la realidad de Santa Coloma, un municipio muy compacto de 4,5 km2 de suelo urbano y 120.000 habitantes, que cuenta con 6.000 edificios residenciales y 51.000 viviendas.

“Como los barrios más necesitados de medidas para la rehabilitación eran los más vulnerables, y no había nadie que lideres esta rehabilitación -ha explicado el experto-, el consistorio decidió ponerse a la cabeza”.

Se hicieron diferentes estudios y mapas para conocer las características del parque residencial de la ciudad, “y una vez supimos que había, la realidad, miramos cómo podíamos sacar adelante la rehabilitación desde el Ayuntamiento, a partir de la Ley de la Vivienda y la Ley de Rehabilitación, de 2013 “, ha detallado.

 

El Ayuntamiento lidera el proyecto

En Santa Coloma se ha creado un área de conservación y rehabilitación de acuerdo con la Ley de la Vivienda para poder tirar la rehabilitación en diferentes zonas. A continuación, el Ayuntamiento firma un convenio con cada comunidad para impulsar la rehabilitación, “donde el consistorio es promotor y quien pide las subvenciones en nombre de la comunidad”. El ayuntamiento ejecuta las obras con una empresa contratada, y los propietarios individuales pagan las obras con unas cuotas directamente al Ayuntamiento. Si hay morosidad, lo absorbe el gobierno local y no la comunidad.

En concreto, González ha puesto como ejemplo el área de conservación y rehabilitación de Pirineos, que fue una prueba piloto con 32 fincas, 386 viviendas y 639 propietarios.

“La gestión ha sido el trabajo más laboriosa, pero el boca oreja ha funcionado y el interés por la rehabilitación es una realidad”, ha apuntado el ponente, quien también ha entrado en el tema económico: “El consistorio se encarga de la gestión del cobro de las cuotas; hoy hay un 15% de morosidad “.

Antes de terminar su intervención, el representante del Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramenet ha destacado el esfuerzo financiero que debe hacer el consistorio, añadiendo: “Habría que otras administraciones supramunicipales con más recursos puedan asumir este esfuerzo”.

Comparte este contenido