Acceso a la vivienda y renta básica, puntos fundamentales del compromiso de Barcelona con el Pilar Social Europeo

29/01/2019 - 13:35

El Ayuntamiento de Barcelona ha elegido la renta básica y la vivienda y la asistencia al sinhogarismo como los dos compromisos más destacables de la ciudad dentro de los 20 principios que conforman el Pilar Social Europeo.

 

El Ayuntamiento de Barcelona ha elegido la renta básica, por un lado, y la vivienda y la asistencia al sinhogarismo, por la otra, como los dos compromisos más destacables de la ciudad dentro de los 20 principios que conforman el Pilar Social Europeo. La teniente de alcalde de Derechos Sociales, Laia Ortiz, ha formalizado el compromiso con estos principios con la firma oficial de los documentos. Otras ciudades europeas están haciendo este mismo paso, en el marco de la campaña Inclusive Cities for All que impulsa la Red Eurocities, que será presentada oficialmente el próximo 21 de febrero en Bruselas en un acto que tendrá lugar en el Parlamento Europeo.

Está previsto que Laia Ortiz asista igualmente a esta presentación, representando a la ciudad de Barcelona y también como presidenta del Foro Social de la Red Eurocities durante dos años, hasta el pasado mes de noviembre. Durante este periodo, Ortiz ha liderado las reivindicaciones del movimiento municipalista para hacer del Pilar Social Europeo una herramienta efectiva con repercusiones palpables en la defensa de los derechos sociales en las ciudades.

El Pilar Social Europeo, aprobado por los dirigentes europeos en noviembre de 2017 en la Cumbre Social de Gotemburgo, establece los 20 principios y derechos sociales básicos que deberían guiar la acción política en Europa para alcanzar mercados de trabajo y sistemas de protección social lo más equitativos posible. El doble compromiso de Barcelona (el principio 14 de la renta mínima y el 19 de vivienda y asistencia al sinhogarismo) tiene que ver con factores muy concretos y con las políticas sociales impulsadas durante los últimos años en la ciudad, como es el caso del proyecto B-Mincome para testar la eficacia de impulsar rentas mínimas, o bien la reserva del 30% de vivienda social en las nuevas promociones y la inversión récord hasta los 35 millones de euros anuales en la asistencia a personas sin techo.

Información e imagen: nota del Servicio de Prensa del Ayuntamiento de Barcelona

Comparte este contenido