El Pleno aprueba el plan por el derecho a la vivienda

27/01/2017 - 16:00

Urbanismo. El plan defiende la función social de la vivienda y pretende garantizar los derechos de los vecinos.

El Plenario del Ayuntamiento ha aprobado el Plan por el Derecho a la Vivienda 2016-2025 con los votos del Gobierno municipal, CiU y Ciudadanos y los votos en contra de ERC, el PP y la CUP – Capgirem Barcelona. El plan plantea la vivienda desde la perspectiva del bien de interés general y planifica todo un conjunto de políticas que tienen la finalidad de garantizar la función social y preservar los derechos esenciales de la ciudadanía. En este sentido, el servicio fomenta el derecho a la vivienda y pone las bases para construir un servicio público de la vivienda unificada.

El concejal de Vivienda, Josep Maria Montaner, ha expuesto que el plan representa un “cambio de paradigma en la política de vivienda de Barcelona”, ya que se sitúa como un elemento central de las políticas municipales: “Es un plan realista y ejecutable que crea un servicio público de vivienda unificada.”

El concejal de CiU, Joaquim Forn, ha expresado el apoyo de su grupo porque lo consideran “un gran acuerdo de ciudad” que se ha diseñado con un horizonte a largo plazo. Su apoyo también irá ligado, según ha añadido, a un control “exigente” para garantizar su ejecución.

Desde Ciudadanos, que también le ha dado el voto a favor, Koldo Blanco ha defendido que es un plan que dispone de “la esencia” de lo que tiene que ser un proyecto para la vivienda en Barcelona.

Por su parte, la concejala de ERC, Montserrat Benedí, ha criticado el plan y lo ha calificado de “continuista” y “conformista”. “Necesitamos más vivienda pública y este plan es insuficiente”, ha manifestado.

El portavoz del PP en el Pleno, Alberto Fernández Díaz, tampoco le ha dado apoyo porque, según su grupo municipal, “le falta consistencia“. Además, ha argumentado que no hay un calendario establecido de actuaciones y ha expuesto que nace “con una baja inversión”.

Según la CUP – Capgirem Barcelona, la concejala Maria Rovira ha defendido su “no” en el Plenario, porque, según ha dicho, al plan “le falta ambición”. “No entendemos que no se hayan tomado medidas más valientes. Falta transversalidad y llevar el plan hasta los límites”, ha manifestado.

Comparte este contenido